Me gustaría hacerte una pregunta:

¿Cuánto tiempo has dedicado en la última semana a tu blog? ¿Y en el último mes?

Sobre el tiempo que has invertido en tu blog en el último año mejor ni te pregunto, porque seguro que es muchísimo. Tal vez incluso más del que te gustaría.

La creación de contenidos requiere mucha dedicación. Y es una pena que ese esfuerzo que realizas no vea mejores resultados en forma de visitas o suscriptores.

¿Te imaginas si pudieras sacar mayor rendimiento al tiempo que dedicas a tu blog?

Una de las formas de conseguirlo es actualizar los contenidos que ya tienes: dar nueva vida a posts que creaste hace tiempo y que todavía son interesantes para tus lectores.

Hoy quiero explicarte por qué y cómo actualizar tus viejos posts.

 

5 motivos para poner al día los posts publicados

Actualizar contenidos antiguos no es de bloggers vagos, es de bloggers inteligentes 🙂  Pero si no me crees, aquí tienes 5 motivos que lo justifican:

  • Los contenidos se pueden quedar obsoletos con el tiempo, y eso ofrece una mala experiencia a tus lectores, sobre todo a los que llegan por primera vez a través de Google y no te saben nada de ti. Un contenido al día ofrece un mayor valor.
  • A Google le gusta el contenido recién salido del horno (pero ya sabemos lo que cuesta cocinarlo). Al revisar tus artículos viejos es como si estuvieras ofreciendo nuevo contenido a Google pero con la mitad del esfuerzo.
  • Inviertes mucho tiempo en tu blog y tienes todo el derecho a sacar el mayor rendimiento posible a tus contenidos. Sobre todo porque tu blog no es un hobby, es parte de tu negocio.
  • Has evolucionado y tus primeros posts no reflejan tu estilo actual, o no se dirigen al público que buscas. Todos tenemos un pasado… y no me refiero solo a esas fotos inoportunas que un amigo graciosillo colgó en Facebook.
  • Porque tus contenidos son buenos y solo necesitan una pequeña puesta a punto para ser extraordinarios.

¿Estás convencido ahora?

Entonces sigamos adelante.

 

Cómo actualizar tus viejos posts paso a paso

 

Selecciona los artículos que vas a mejorar

Según el tiempo que lleves publicando, poner al día todos tus posts puede ser un trabajazo. Aunque puedes hacerlo si lo deseas, no es necesario que repases todos tus artículos. La otra opción es escoger los posts que más te interesan y cambiar solo estos.

Existen diferentes criterios para elegir estos posts:

  • Artículos más leídos: ya que son los que te aportan más tráfico, merece la pena que estén perfectos. Además, si ya rinden bien tienes muchas probabilidades de que puedas hacerlos funcionar aún mejor.
  • Posts que traen más conversiones, si es que ya las estás midiendo en Google Analytics.
  • Contenidos que no entiendes que no estén logrando más tráfico o comentarios, porque tú crees que lo merecen.
  • Material con el que ya no te sientes cómodo, porque no te identificas con ellos a día de hoy.

Mi consejo es que cambies primero los artículos que reciben más tráfico o más conversiones. Tal vez te parezca contradictorio y creas que debe ser al revés, pero me gustaría que vieses resultados cuanto antes. Eso te animará a seguir actualizando el resto de tus contenidos.

Por temática, los posts que más merece la pena actualizar son los contenidos evergreen (tutoriales, guías, consejos…) y los relacionados con tu oferta actual de servicios.

 

Pon al día tus antiguos posts

Para organizar mejor el trabajo, lo he dividido en tres ámbitos: texto, gráficos y SEO.

 

Actualización del texto

Antes de empezar a cambiar nada en el texto, hazte esta pregunta: ¿Este artículo sigue siendo interesante para mi público objetivo hoy? ¿Cómo puedo adaptarlo más a sus intereses? ¿Cómo puedo mejorar mi texto para que destaque respecto a los otros que son parecidos?

Creo que este punto es importante. Casi siempre que se habla de actualizar posts se explica que es importante atraer a Google, generar más tráfico y mejorar el SEO. Pero pocas veces se menciona a los lectores como motivo para hacerlo, aunque ellos deberían lo más importante. ¿No crees?

Así que mi primer consejo es que pongas a tu lector (y potencial cliente) en primer lugar. Lo demás vendrá solo.

  • Actualiza todos los datos que ya no están al día o no son relevantes.
  • Elimina referencias temporales que dejaron de tener sentido pasado un tiempo desde la publicación. Esto ayuda a que el artículo se mantenga actual durante más tiempo.
  • Añade nuevos párrafos, sobre todo si el texto original se quedó algo corto.
  • Corrige cualquier falta de ortografía que pudo pasar desapercibida la primera vez y mejora la legibilidad. Es decir, asegúrate de que tu texto es comprensible, y está organizado en frases y párrafos breves.
  • Actualiza el título si el primero te quedó un poco soso, pero ten cuidado de respetar la URL original. Agrega subtítulos si es necesario para dividir el texto en pequeñas secciones.
  • Comprueba que los enlaces siguen funcionando y agrega nuevos (internos y externos) si no tenías ninguno.
  • Crea un contenido descargable para incentivar a más lectores que se unan a tu lista de correo.
  • Añade una llamada de acción al final para pedir a tus lectores que comenten, se descarguen el contenido extra o se den de alta en tu newsletter.

 

Mejora de los gráficos

  • Ajusta el tamaño de las imágenes a las medidas actuales en caso de que hayas cambiado el tema de WordPress.
  • Cambia las imágenes si ya no están de acuerdo al estilo visual que te identifica ahora.
  • Agrega más fotos. No sé tú, pero yo soy un poco vaga para esto y suelo poner solo una, aunque el texto sea muy largo. Esto es algo que podría remediar al actualizar mis posts.
  • Crea un diseño específico para Pinterest y añádelo al posts. Si el diseño no es lo tuyo, recurre a Canva. Es una maravilla.
  • Comprueba las imágenes que ya están subidas y que no vas a cambiar. ¿Pesan mucho? ¿Tienen las etiquetas alt y title completas?
  • Por último, sería genial que te atrevieras a grabar un video complementario.

 

Puesta a punto del SEO

  • Revisa las categorías y las etiquetas que pusiste en su día. Un post debe aparecer solo en una categoría.
  • Haz una búsqueda de nuevas palabras clave e incorpóralas en el texto.
  • Revisa la información del plugin Yoast. Mejora el título y la metadescripción si es necesario.

 

El toque final

Cuando tengas todo listo, actualiza el post cambiando su fecha de publicación. Esto hará que el contenido vuelva a aparecer el primero en tu blog y tendrás más opciones de ser leído.

A mí me gusta añadir un breve comentario para explicar que el post original se publicó en una fecha y que se ha actualizado un tiempo después. Así los visitantes no se extrañarán si ven que comentarios anteriores a la fecha de publicación. En la imagen te he dejado un ejemplo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

 

Promociona los artículos renovados

Ya has hecho clic en el botón de actualizar. ¿Significa eso que has acabado el trabajo?

¡Ojalá!

Todavía queda un paso muy importante: promocionar el artículo en redes sociales o en tu newsletter para que llegue a más gente.

No tengas miedo a ser pesado por compartir contenido antiguo.

Supongamos que tu artículo ya tiene un año o dos. Para una gran parte de tu comunidad este artículo será como uno nuevo, porque en ese momento no te seguían y no lo han leído. Para la audiencia que te sigue desde el primer día, como ya ha pasado mucho tiempo entre la publicación original y esta, no corres el riesgo de parecer muy insistente.

 

Todo listo para refrescar los contenidos de tu blog

Tal vez te parezca que todo esto es casi el mismo trabajo que crear un post nuevo, ¡pero te prometo que no! Y el resultado será un blog con una imagen y un mensaje más coherente, que gustará más a los lectores y a Google.

¿Has hecho alguna vez una puesta a punto de los posts antiguos? ¿Quieres compartir otro truco con nosotros sobre cómo actualizar tus viejos posts?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Más copy. Más ventas.

Únete a la comunidad y recibe tu guía para vender más en Internet gracias al copywriting. 

x