¿Has tenido algún momento de bloqueo al escribir el copy de tu web?

Algunos emprendedores se atascan al redactar la página de ventas. Para otros la página de inicio es la más complicada. Pero si hay una sección que causa verdaderos dolores de cabeza, esa es el “Sobre mí“.

El “Sobre mí” es una de las páginas más visitadas de una web y una de las más importantes para generar conexión con tu lector.

¿Por qué?

Muy sencillo: para que haya una conexión, tiene que haber dos personas. Y aunque pueda sonarte extraño, a veces falta una de ellas.

Solo conectarás con tu cliente cuando te muestres como una persona de carne y hueso.

Cuando te ocultas detrás de párrafos llenos de títulos, logros profesionales o alabanzas sobre tu servicio, el resultado es frío y distante. A tu lector le resulta difícil sentir que tenéis cosas en común y, aunque su cabeza le diga que hay argumentos racionales para contratarte, falta esa conexión emocional que le hace decidirse.

Te entiendo: hablar de uno mismo da reparo y la solución sencilla es escribir un “Sobre mí” más impersonal. Esta sección es la que más acusa ese temor, pero también se nota en la forma de escribir en el blog.

Estás ahí… pero sin estar. No te implicas y se nota en el resultado final.

Yo también he pasado por ese miedo, que por suerte estoy superando. He empezado a mostrarme un poco más y, ¿sabes que ha pasado?

¡Nada!

¿Te paralizas al pensar que tienes que hablar de ti mismo en tu web? Entonces sigue leyendo porque este post es para ti.

 

 

Cómo superar el miedo a escribir sobre ti mismo y mostrar tu lado personal

El miedo a llamar la atención o a hablar de uno mismo es bastante habitual, y no ocurre solo a las personas tímidas. Es como cuando llegas a una fiesta en la que no conoces a casi nadie y alguien te hace una pregunta mientras sientes que todas las miradas se fijan en ti. Impone, ¿no?

Emprender online es como presentarse de repente en esa fiesta llena de gente. Está hasta los topes, y tú eres un recién llegado. Quieres que te conozcan y te contraten, pero tienes miedo de mostrarte como eres:

  • Eres una persona de naturaleza introvertida.
  • Tienes miedo a compartir demasiado.
  • Piensas que no hay nada en tu vida personal que pueda interesar al lector y posible cliente.

Sea lo que sea que te está frenando, es importante que te muestres auténtico en tu sitio web si quieres vender tus servicios.

 

Ponte en el lugar del cliente

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que hiciste una compra importante?

Seguro que estuviste un tiempo buscando información y comparando opciones. Fuiste a varias tiendas, buscaste en Internet y tal vez hablaste con un amigo o familiar para que te aconsejara.

Para ti era fundamental acertar con tu elección porque te jugabas mucho. Y no hablo solo de dinero, sino de beneficios. Querías estar seguro de que tomabas la mejor decisión.

A tu cliente le sucede igual. Ha acudido a Internet buscando a alguien que le ayude y ha encontrado a varios profesionales. Tú eres uno de ellos pero, ¡lo siento!, no eres el único.

¿Por qué debería contratarte a ti y no a los demás?

Porque eres único.

Especial.

Irrepetible.

Tienes algo que te hace diferente a los demás. Y necesitas transmitirlo para que el cliente lo entienda.

Tu experiencia y tus conocimientos son importante para generar confianza antes de la contratación, pero eso no es todo. Tu personalidad es fundamental porque te estás vendiendo a ti mismo. Aunque ofrezcas un servicio muy parecido al de un competidor, la experiencia será siempre distinta solo por el hecho de que es contigo.

Para que lo entiendas mejor, te voy a hacer una pregunta: ¿Has dejado alguna vez de comprar en una tienda o de utilizar un servicio porque no te sentías bien con la persona que te atendía?

Seguro que sí.

Tu posible cliente todavía no te conoce de manera personal y solo se puede guiar a través de lo que le cuentes en tu web.

Las decisiones se toman de forma emocional, pero se justifican de forma racional. Por eso necesitas mostrarte cercano, empático y accesilble. Todos tenemos una vida personal, una familia, unas aficiones y unas inquietudes. Compartir un poco de quién eres en realidad (y no solo como profesional) te acerca al cliente y refuerza la conexión emocional.

Hace unos días, en una consultoría de copywriting, una fotógrafa especializada en bebés me contó que le encantaba su trabajo y que tiene muy buena mano con los niños. Entonces, cuando estábamos hablando tranquilamente, me explicó que en su tiempo libre hacía gorritos de punto para utilizarlos en sus sesiones.

Ese detalle, que a ella le parecía poco importante, a mí me dejó alucinada. Si eso no demuestra que adora su trabajo, no sé que puede ser. Espero verlo reflejado en su “Sobre mí” en unos días 🙂

 

Tú decides hasta dónde quieres contar

Vivimos en una era de exposición pública en Internet. Basta abrir Instagram o Facebook para encontrar personas, conocidas o no, que comparten toda su vida en la red.

Cada persona es libre de mostrar su vida en las redes sociales y en su página web. Si a ti te sale hacerlo de forma natural, estupendo. Si te sientes intimidado por la idea de mostrar demasiado, recuerda que tú pones los límites.

Debemos distinguir las redes sociales de la sección “Sobre mí” de un emprendedor digital, o de alguna anécdota que puedes contar de vez en cuando en un post. Las redes se prestan más a mostrar pequeños momentos del día a día, pero en tu web unas pinceladas personales bastan para dar viveza al texto. Me refiero a detalles como estos:

  • Dónde vives o en qué ciudades has vivido.
  • Qué te motivó (de verdad) a convertirte en emprendedor digital.
  • Qué haces en tu tiempo libre.
  • La música que escuchas o los libros que lees.
  • Idiomas que hablas.
  • Tu plan favorito para el verano.
  • Cualquier otro detalle que te hace especial (que lo tienes, seguro).

Como ves, nada extraño 🙂

Tómate tu tiempo para escribir el “Sobre mí” de tu web. Trabaja sobre tu texto hasta que sientas cómodo para subirlo y muéstralo primero a las personas de tu entorno más cercano. Una vez publicado, renuévalo pasados unos meses si crees que ya no te representa.

 

Piensa qué es lo peor que puede pasar

Esta es la fase definitiva. La próxima vez que te enfrentes a tu “Sobre mí” y pregúntate qué es lo peor que te puede ocurrir si muestras tu lado más personal.

En serio, piénsalo bien.

¿Qué ocurriría si contase esa historia de cómo decidiste apostar por tu profesión actual? ¿Qué pasará si cuentas que en tu tiempo libre eres voluntario? ¿O que te gusta cocinar los domingos?

No creo que encuentres ningún motivo lo bastante fuerte como para que necesites permanecer en un segundo plano. Y tienes mucho que ganar.

Incluso si uno de tus peores temores se hiciera realidad, nunca sería el fin del mundo.

 

¿Qué miedo te frena a la hora de hablar de ti mismo en tu web?

Cuéntame, ¿te has lanzado sin miedo y te muestras como eres en tu web? ¿O todavía hay algo que te frena? Si has hecho algo para superar ese temor, también me encantaría leerlo para que podamos aprender de ti.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Más copy. Más ventas.

Únete a la comunidad y recibe tu guía para vender más en Internet gracias al copywriting. 

x