Crear una web de cero es un esfuerzo enorme. Inviertes muchas en horas en aprender a manejar WordPress, elegir una plantilla y encontrar los plugins adecuados.

Y cuando consigues que toda la parte técnica, todavía te queda redactar el copy para poner en marcha tu negocio. Sabes que la web no va a vender nada si tú no haces que venda. Necesitas algo más que una plantilla bonita.

He analizado muchos sitios webs creados por emprendedores durante mis consultorías y casi todos caen en los mismos errores de copywriting. Presta atención por si tú también estás cometiendo alguno de ellos.

 

El titular: si te he visto no me acuerdo

Seguro que nunca has visto un post publicado en un blog sin un titular. Te resultaría imposible saber de que trata el artículo y pasarías de largo.

Entonces, ¿por qué hay tantas páginas web sin titulares?

Yo tengo dos teorías:

  1. Porque no se consideran necesarias.
  2. Porque redactar un buen titular es difícil.

El titular es necesario.

Siempre.

Y un simple “Servicios” no es un título. Eso es válido para el menú, pero no para causar una primera impresión en el usuario.

 

El “Sobre mí”: cuentas tu vida de principio a fin

Tener una página de “Sobre mí” no te da vía libre para contar la historia de tu vida como si fuera una exclusiva del Hola. Tus cliente no necesita conocer tantos detalles de tu pasado porque prefiere saber qué vas a hacer por él ahora.

He visto unos cuantos “Sobre mí” que empiezan así:

  • Nací en…
  • Desde pequeño siempre he sabido que…
  • El proyecto X surge de la necesidad de…

Y el lector empieza a bostezar.

Es cierto que hay algunos sobre mí escritos en formato de historia personal que están muy bien (aquí tienes el ejemplo de Susana Torralbo, que me encanta). Sin embargo esta no es la solución que suelo recomendar.

Te aconsejo que no escribas tu “Sobre mí” como un relato en orden cronológico si no cumples alguna de estas condiciones:

  • Eres más aventuro que Indiana Jones. Tu vida da para una novela.
  • Eres todo gracia y salero, y se te nota hasta por escrito.
  • Has pasado por un cambio de estilo de vida radical que puede interesar al lector porque busca una transformación similar.

Prueba a enfocar este texto al revés. Empieza dirigiéndote al lector y explica tu propuesta de valor. Después añade contexto y credibilidad aportando detalles de tu vida.

 

La sección de servicios: ni tu madre sabe a qué te dedicas

Vale, reconozco que mi madre tampoco sabe muy bien a qué me dedico, pero eso es otra historia 🙂

La sección de servicios necesita mucha concreción. Necesitas ser específico sobre los beneficios y el proceso para que el usuario entienda que puedes ayudarle.

Algunas páginas web tienen unos contenidos muy buenos en su blog pero se quedan cortas en el texto de las páginas estáticas, y especialmente en la venta de servicios. Es como si el copy se quedara a medias porque falta un enfoque de ventas. Está redactado dando por hecho que “el cliente que tenga interés ya preguntará”.

Pero claro, el cliente no pregunta. Llega a la web atraído por los artículos del blog pero no se plantea que detrás hay un negocio. No sabe bien qué puede contratar o cuáles son las formas de trabajo, y termina optando por otras opciones que le dan todo mascado.

En mis consultorías de copywriting estoy insistiendo mucho en un detalle: no sigas mi ejemplo de concentrar todos tus servicios en una misma sección. Cuando estás empezando (y tu agenda no está a rebosar precisamente) es mejor separar cada servicio para explicarlo todo de forma adecuada. No puedes dar por supuesto que tus lectores entenderán qué implica cada uno de ellos sin entrar en detalle.

 

Las llamadas a la acción: tu usuario se pierde

Las llamadas a la acción en una web funcionan como las señales que ves en la carretera y que te indican si debes girar a la izquierda o a la derecha para llegar a tu destino. Necesitas las señales, porque incluso el mejor de los GPS puede tener un mal día.

En la web también hacen falta esas señales porque el usuario tal vez no sabe por dónde puede continuar la navegación o qué tiene que hacer para contratarte.

Incluir las llamadas a la acción no te convierte en una persona mandona. Simplemente estás siendo claro y le evitas al lector la frustración de no saber qué hacer en una web.

 

La maquetación: ni tanto ni tan poco

Todos los textos ganan con la maquetación adecuada. O se pueden echar a perder si el diseño no acompaña.

Cuando hablo de maquetación me refiero a:

  • Usar un tipo de letra claro y con un buen tamaño para que el texto sea legible.
  • Resaltar las frases más importantes con otro tipo de letra, un tamaño superior o ambas.
  • Alternar el texto con imágenes.
  • Aplicar colores al fondo para crear distintos bloques de texto dentro de la página.

Si no eres diseñador (como es mi caso) lo mejor es ir a lo sencillo. Por ejemplo, nada de mezclar cuatro tipografías distintas en colores amarillo fluorescente y morado intenso.

Establece una jerarquía dentro de tu texto. Determina qué ideas son las más importantes y cuáles son secundarias. Después aplica un estilo diferente a cada tipo. Al usuario le resultará más fácil moverse por la página y encontrar la información que busca.

 

¿Estás seguro de que no cometes alguno de estos errores de copywriting en tu web?

¿Te has sentido identificado en alguno de estos errores habituales de copywriting?

Si tienes alguna duda de cómo resolverlo deja un comentario más abajo o solicita una consultoría gratuita de copywriting conmigo. ¡Todavía quedan algunas plazas!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Más copy. Más ventas.

Únete a la comunidad y recibe tu guía para vender más en Internet gracias al copywriting. 

x