Cómo leer más: trucos para mejorar tu hábito de lectura

Cómo leer más

No sé cuántas veces me he propuesto leer más. Sin mucho éxito, por cierto.

¿Y tú? ¿Alguna vez has intentado leer un determinado número de libros o completar un número de páginas cada día?

En mi caso, adquirir un hábito de lectura regular ha sido un tema pendiente durante años.

Acostumbraba a leer por temporadas. Un mes me enfrascaba en varios libros y al siguiente abandonaba la lectura casi por completo, hasta que me llegaba otro arranque y me sumergía de nuevo en 3 o 4 libros.

Tenía la sensación de que mi lista de títulos pendientes nunca dejaba de crecer, mientras que la de libros terminados permanecía casi igual.

En realidad no tenía ni idea de cuánto leía porque no llevaba control alguno.

Y te voy a ser sincera: me fastidiaba bastante no ser capaz de mantener un ritmo regular de lectura.

Lo que más me molestaba respecto a mis hábitos (o mejor dicho, mis no-hábitos) es que en realidad disfruto cada vez que me pongo a leer. No es algo que haga por obligación, sino por curiosidad y placer.

Desconecto, aprendo y me relajo.

Eso sin tener en cuenta que, cuando te dedicas a escribir de forma profesional, es importante nutrirse leyendo.

Entonces, ¿por qué no era capaz de leer más?

¿Porque fallaba al intentar mantener mi hábito de lectura a lo largo del tiempo?

Este año por fin conseguí dar con la clave para leer más, y todo ocurrió gracias a un cambio de perspectiva.

Para leer mucho, empieza leyendo poco

Suponiendo que te guste leer, si te pregunto por qué no lo haces más es probable que contestes que es por falta de tiempo.

Casi todos aludimos a las mil tareas diarias que nos mantienen alejados de los libros. El trabajo, la familia, los desplazamientos… Todos tenemos obligaciones, ¿no?

Parece difícil sacar un tiempo específico para la lectura, sobre todo si te has propuesto el reto de terminar un número de libros determinado en un año, que era la idea que tenía yo hasta hace poco.

Cuando empecé a investigar cómo hacen otras personas para leer 50, 100 o hasta 200 libros al año, encontré este artículo de James Clear que fue justo lo que necesitaba para dar la vuelta a mi viejo propósito.

Aunque te aconsejo que leas el post entero, el resumen es este: lee 20 páginas al día, a ser posible nada más empezar despertarte.

Sí, el truco es bien sencillo, pero funciona por dos motivos:

  1. Leer 20 páginas al día es un compromiso lo bastante pequeño como para que parezca asequible y sea fácil de mantener durante semanas o meses.
  2. Destinar un momento del día concreto a la lectura es más efectivo que esperar a que aparezca el momento idóneo.

¿Por qué no probar?, pensé.

20 páginas al día no es casi nada, y me parecía más asumible que leer 24, 30 o 40 libros en un año.

No tenía un número de libros en mente que debía terminar. Mi único objetivo era leer con asiduidad. Y sabía que proponerme el reto de leer 30 libros al año, por ejemplo, implicaba el riesgo de procastinar y dejar el reto aparcado hasta el último momento.

Para mi sorpresa, proponerme un desafío en apariencia tan pequeño como leer 20 páginas al día funcionó de maravilla. Casi siempre terminaba leyendo algo más, bien porque quería terminar un capítulo o porque estaba muy metida en el libro.

Aunque 20 páginas al día puede parecer poco, solo tienes que hacer unos números rápidos para darte cuenta de que equivalen a unos cuantos libros si mantienes este hábito durante un año.

Suponiendo que un libro tiene de media 300 páginas (este es un número inventado que me acabo de sacar de la manga), si lees 20 páginas al día conseguirás terminar 24 títulos en un año.

No está mal, ¿no?

Es bastante más de lo que leía yo hace unos años.

Por supuesto, no siempre cumplí con lo que me había propuesto.

Revisando mis lecturas de 2019 veo meses donde mi hábito de leer 20 páginas al día desapareció casi por completo, concretamente mayo y octubre.

Por suerte fui capaz de retomar las buenas costumbres, y esto me ha permitido terminar el año con la sensación de haber mejorado mucho en esto.

Pero el sistema de James Clear no fue lo único que me ayudó. También utilicé algunos otros trucos para leer más con regularidad.

Cómo leer más: los 5 trucos que me han ayudado a mejorar mi hábito de lectura

1. Anota los días en los que lees

En los últimos meses he utilizado la aplicación HabitHub para anotar todos los días en los que leía 20 páginas. Este año también lo voy a anotar en papel, porque ya perdí todos mis datos una vez y no quiero que vuelva a suceder.

Llevar un seguimiento de hábitos es sencillo y eficaz. Ver el calendario de la aplicación lleno de círculos de colores me motiva bastante y también me hace sentir mal cuando un día marco mi objetivo como no completado.

2. Registra los libros que has leído

Este año descubrí la aplicación Libib y me parece una gozada.

Es una base de datos específica para libros y es gratuita (la versión de pago está dirigida a empresas y escuelas). Te permite registrar todo lo que lees y es una manera estupenda de visualizar tus progresos.

También puedes crear una lista de deseos para no quedarte sin ideas para leer (¡aunque a mí eso no me ha pasado nunca!).

3. Ten siempre un libro a mano

Siempre que puedo salgo de casa con un libro en el bolso.

Aunque muchas veces solo lo llevo de paseo también me ayuda a aprovechar los tiempos muertos, sobre todo esperas y desplazamientos.

En casa hago lo mismo. Siempre hay un libro en la mesilla de noche o en el salón.

4. Aprovecha la biblioteca que tengas más cerca de casa

Tomar prestados libros de la biblioteca me ayuda a leer más por dos motivos:

  1. Mi espacio de almacenamiento en casa es limitado, al igual que mi presupuesto para libros. Con los préstamos de la biblioteca no tengo que preocuparme por el espacio o por el dinero. Si leo un libro y no me gusta, me quedo tranquila de saber que no he pagado por él y de que no está en el salón ocupando sitio. Si me encanta y pienso que se merece un hueco en mi estantería, siempre puedo comprarlo
  2. El plazo de la biblioteca me sirve como motivación extra para no dejar aparcado un libro a la mitad, incluso cuando me cuesta terminarlo.

5. Apaga Netflix

He dejado para el final la técnica más difícil, pero sin duda es la más efectiva.

Durante estos últimos meses en los que me he propuesto leer más, me he dado cuenta de cuál era el enemigo número 1 de mi hábito de lectura: las pantallas.

Después de repetir muchas veces el consabido «no sé en qué se me va el tiempo», me enfrenté a la realidad y asumí que las horas casi siempre se me iban en distracciones poco productivas.

Ese tiempo que podía dedicar a leer lo destinaba a ver programas o series que en realidad no me aportaban tanto.

Claro que siempre hay excepciones (¿has visto Russian Doll?). Pero si analizas el tiempo que dedicas a Netflix o a tu móvil es probable que te des cuenta de que tienes más tiempo para leer del que crees.

En mi caso, cambiar el tiempo nocturno de Netflix por un libro ha sido determinante para leer más (y para dormir mejor).

¿Cuántos libros voy a leer este año?

Sinceramente, no tengo ni idea porque no me he propuesto terminar un número concreto. Solo quiero continuar mi hábito de leer un mínimo de 20 páginas diarias y mantenerlo durante todo el año, esta vez sin parones.

¿Has probado este sistema? Si tienes alguna otra estrategia para leer más y mejorar tu hábito de lectura, me encantaría conocerla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.