Cómo planificar los contenidos de tu blog y no quedarte jamás sin ideas para escribir

Cómo planificar los contenidos de tu blog y no quedarte jamás sin ideas para escribir

En la vida hay dos tipos de personas: las que disfrutan explorando el mundo a la aventura y las que prefieren tener siempre bien claro a dónde van.

Seguro que tienes un amigo que nunca se va de vacaciones sin la guía estudiada al dedillo, o a otro que espera a aterrizar a su destino para dejarse llevar.

En la blogosfera ocurre algo parecido. Están los blogueros que tienen un calendario editorial y saben qué van a escribir cada semana, y los que prefieren improvisar en cada post. Cuando llega el momento publican la mejor idea que se les pasa por la cabeza, que puede estar a la altura… o no.

¿En cuál de los dos grupos estás tú? ¿Planificas o improvisas?

En el artículo de hoy quiero invitarte a que te unas al primer grupo y tomes por fin las riendas de tu blog para que te lleve hasta donde tú quieres llegar.

Planificar el contenido de tu blog no es un trabajo extra, ¡es tu salvavidas!

Sí, ya sé que tienes bastante con todo el trabajo que supone el blog. Escribir, editar, buscar imágenes, ocuparse de WordPress… ¡Y encima vengo a decirte que planees tus contenidos con antelación!

Te entiendo porque a mí también me ha pasado y he pagado las consecuencias. El año pasado cometí el error de mirar a corto plazo («Ahora no tengo tiempo para planificar») y lo pagué con resultados a largo plazo («He terminado el año y mi blog no ha ido como esperaba»). Este año, con la lección aprendida, he dedicado varias tardes a completar el calendario editorial.

Y no, planificar no mata tu creatividad ni te impide hacer algo diferente cuando te apetece. Al contrario, tener un plan de contenidos te da mayor libertad para asumir imprevistos, ya sean positivos (como una idea genial) o negativos (te has puesto enfermo y te cuesta escribir).

El mes de enero es el momento ideal para hacerlo, pero eso no debe hacerte esperar si lees este post a mitad del año. Cualquier momento es bueno para decidir qué y cuándo vas a publicar en tu blog.

¡Vamos allá!

 

1. Establece los objetivos para tu blog

Voy a dar por supuesto que el blog es para ti una parte importante de tu negocio o que quieres ganarte la vida con él porque, salvo que escribas por puro placer, todos los blogueros deberían plantearse unos grandes propósitos que conseguir cada año.

Los contenidos deben estar siempre al servicio de un objetivo, ya sea el tráfico, las ventas, el número de suscriptores o los ingresos pasivos. Si no estarás dedicando tiempo y esfuerzo a algo que no te lleva a ningún sitio.

Antes de hacer un calendario editorial pregúntate qué quieres lograr (de verdad) este año con tu bitácora. Cuando tengas que decidir qué contenidos entran en tu calendario y cuáles se quedan fuera solo tendrás que preguntarte: «¿Me ayuda este contenido a conseguir mi objetivo?».

 

2. Decide la frecuencia de publicación

Cada blog sigue su propio ritmo de publicación. Algunos suben artículos nuevos todos los días mientras otros solo tienen novedades una vez por semana o incluso menos.

Tener claro esto desde el principio es importante porque condiciona el número de temas que necesitas para cubrir todo un año. Por ejemplo, si te gustaría publicar un post semanal tendrás que encontrar 52 posibles artículos.

Y me adelanto antes de que me preguntes cuál es el ritmo de publicación ideal. 🙂

Encontrar la frecuencia perfecta puede llevarte un tiempo y al principio es normal guiarse por el clásico sistema de «prueba y error». Por mi experiencia, si eres emprendedor, llevas tu negocio y además escribes en tu blog, es muy difícil publicar todos los días.

He dicho difícil y no imposible porque existen blogueros como Carlos Bravo que lo han conseguido, aunque no hace falta que intentes emularle. ¡Esto no es una competición!

Para determinar cuánto debes escribir puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo puedes dedicar por semana al blog? Ten en cuenta que además de escribir debes preparar imágenes y promocionar los artículos en redes sociales.
  • ¿Has alcanzado los objetivos que te planteaste el año anterior con tu ritmo de publicación actual? ¿Qué cifras de tráfico lograste?

La regularidad y la calidad deben estar por encima de la cantidad. Si te pones a escribir como un loco pensando que lograrás más visitas puedes descuidar los contenidos y terminar produciendo artículos de menor interés.

 

3. Genera ideas para escribir en tu blog

Por fin nos metemos en harina. Este es el momento más temido, ese en el que vamos a responder a la famosa pregunta: «¿De dónde saco tantas artículos?».

La forma más obvia de generar ideas es tan simple como sentarse, coger papel y boli, apagar cualquier pantalla que te distraiga y empezar a anotar todo lo que se te ocurra. Es decir, hacer un brainstorming o lluvia de ideas.

Y aunque es un buen recurso, puedes llegar a bloquearte y terminar odiando tu blog en el proceso. Además no quieres hablar de cualquier cosa en tu blog. Todos tus contenidos deben estar fijados según tus objetivos y para eso es mejor contar con datos que te indiquen hacia dónde debes apuntar tu plan editorial.

A mí me gusta trabajar con varias técnicas, obtener el máximo de ideas posibles y dejar la selección de las mejores para el final.

 

Revisa los resultados del año anterior

Si estás empezando con tu blog puedes saltarte este paso. De lo contrario, es obligatorio echar la vista atrás y evaluar los resultados de los últimos meses. En este análisis puedes extenderte todo lo que quieras, pero lo más importante es averiguar qué contenidos interesaron más a tus lectores. Aquí tienes un par de pistas:

  • El número de comentarios de tus posts.
  • Los datos de visitas de Google Analytics. Entra en «Comportamiento» -> «Contenido del sitio» -> «Todas las páginas» y allí podrás ver las entradas que han tenido más tráfico. Recuerda seleccionar en el calendario de la parte superior la franja temporal adecuada, por ejemplo, los últimos seis meses o todo el último año.

 

Determina qué contenidos puedes ampliar o reutilizar

En ocasiones nos rompemos la cabeza buscando ideas originales y no nos damos cuenta de que nuestro propio blog es una gran fuente de inspiración.

Escribir implica seleccionar información. A veces me pasaría horas escribiendo, pero entonces me acuerdo de que estoy redactando un post en vez de un libro y no me queda más remedio que abreviar y dejar conceptos fuera.

Una forma sencilla de obtener ideas es revisar los conceptos que ya has tratado en artículos anteriores de forma concisa o superficial. Seguro que de muchos de ellos podrías escribir un artículo entero.

Para ahorrarte trabajo el año que viene lo ideal es que mantengas siempre un documento o libreta donde puedas anotar todas estas ideas.

 

Haz un mapa mental

Hace unos meses asistí a un curso sobre  mapas mentales y me pareció una herramienta fantástica que también se puede aplicar a un blog. Es muy útil cuando todavía no has empezado a bloguear y quieres determinar qué categorías tendrás, pero también sirve para encontrar artículos.

Un mapa mental comienza siempre con un concepto central, que después se desarrolla en otros a su alrededor.  El mapa te obliga a profundizar y descomponer ideas, y si sigues el proceso hasta llegar a tres niveles habrás alcanzado el nivel de detalle suficiente como para localizar varios nuevos artículos.

 

Escucha a tu público

Tu audiencia es la razón de ser de tu blog y tu mejor inspiración. Todas sus preguntas, correos y mensajes pueden transformarse en temas sobre los que escribir.

Cuando estás empezando o tienes una audiencia pequeña también hay recursos que puedes utilizar. Los grupos de Facebook, los foros o los comentarios en blogs y redes sociales están llenos de pistas sobre el contenido que interesa a tu lector.

 

Recurre a tu archivo de temas

La mejor forma de no quemarte las neuronas buscando temas para tu blog es estar en modo permanente de «caza y captura» de ideas.

Si te acostumbras a anotar cualquier tema que se te ocurra después tendrás un repositorio al que recurrir en caso de bloqueo. Puede que a la hora de crear el calendario algunas propuestas ya no te parezcan tan buenas, pero aún así tendrás un buen punto de partida.

Todo lo que necesitas para hacer esto es el bloc de notas de tu móvil, un documento de Word o un simple cuaderno. Lo importante es que sea algo que siempre tengas a mano para que no se te olvide antes de que tengas la oportunidad de apuntarlo.

En el momento de desarrollar el calendario editorial para los próximos meses es más práctico pasar estas ideas a un nuevo documento organizadas por categorías para saber cuál de ellas está floja y necesita más atención.

 

Utiliza herramientas para buscar palabras clave

Dar con temas adecuados para un blog no es solo cuestión de inventiva. Hay muchas herramientas de generación de palabras clave que pueden ayudarte.

Pero voy a empezar por el principio porque no quiero que esto te suene a chino.

Las herramientas de búsqueda de palabras clave dan información sobre los términos que utilizan los usuarios cuando investigan en Internet, lo que te viene muy bien por dos motivos:

  • Sabrás qué preguntas plantea tu audiencia a Google, qué le interesa y qué quiere saber. Esa información puede convertirse en posts para tu blog.
  • Podrás introducir palabras claves en tus textos para mejorar el posicionamiento orgánico y favorecer que te encuentren en Google.

Hay muchas herramientas para encontrar palabras claves, gratuitas y de pago:

  • Google Keyword Tool.
  • Ubbersuggest.
  • Keywordtool.io
  • Anserthepublic
  • Semrush

 

4. Crea tu plantilla de calendario editorial

¿Excel? ¿Word? ¿Papel? ¿Un plugin?

Con tantas opciones para crear tu calendario editorial es normal que te preguntes cuál es la mejor. La respuesta es simple: ¡ninguna! Sólo tú puedes decidir qué te conviene.

  • ¿Blogueas solo o en colaboración con otras personas? Para trabajar en equipo lo más cómodo es tener el documento en la nube, ya sea en una plantilla en Google Drive o en un tablero de Trello.
  • ¿Cuántos datos te gustaría incluir en tu calendario? A algunas personas les basta con conocer el título y la fecha del post, mientras que otros prefieren incluir otros detalles como la categoría, las palabras clave, las imágenes, las llamadas a la acción… El papel puede ser algo incómodo cuando manejas muchos datos.

Yo trabajo con dos sistemas distintos: un calendario en papel y otro en Trello. Y no, no es por hacer el mismo trabajo dos veces. A cada uno le doy un uso diferente.

Estos primeros días del año he recurrido para hacer la planificación de 2017. Puse todas las ideas en post its y después las fui ordenando en cada mes. Me gusta este sistema porque da una visión de conjunto que no consigo con las herramientas digitales.

En el día a día, me resulta más cómodo ver las próximas ideas en Trello, donde además tengo algunas listas archivadas que me van muy bien. Y si se me ocurre un posible tema fuera de casa lo apunto en la aplicación móvil.

 

5. Completa tu calendario editorial

Tienes las ideas y el formato. Solo te queda unirlos y hacer magia con ellos.

A mí me gusta trabajar con notas adhesivas o escribiendo a lápiz porque me permite hacer modificaciones. Tu calendario editorial no está escrito en piedra, puedes ser flexible e incorporar cambios a medida que los necesitas.

 

Ten en cuenta las fechas importantes

Los posts que deberían ir primero en tu calendario son los que tienen fecha fija. Por ejemplo, si vas a recopilar las mejores ofertas del Black Friday está claro que el post se tiene que publicar en noviembre. Si además quieres lanzar un nuevo servicio en mayo, las semanas previas te conviene publicar artículos relacionados para generar expectativa.

Empieza colocando en tu calendario:

  • contenido relacionado con eventos, fechas importantes o una época del año: fiestas, días conmemorativos, rebajas, Navidades… Un ejemplo sería: «Los mejores planes para hacer en Madrid en verano».
  • temas recurrentes: «Mi balance del primer trimestre de 2017», «Los mejores libros de enero de 2017″…
  • posts invitados o colaborativos.
  • artículos sobre productos o servicios que vas a empezar a vender.

Además puedes tachar las fechas en las que has decidido que no vas a publicar, como agosto o la semana de Navidades.

 

Busca el equilibrio entre contenidos en función de tus objetivos

Si has hecho la tarea de generación de ideas ya tendrás un montón de artículos en lista de espera para ser producidos. Podrías dedicarte a rellenar huecos en tu calendario al tuntún, pero es no es lo más inteligente. Debes encontrar un equilibrio que te acerque a tus objetivos:

  1. Equilibrio entre las distintas categorías de tu blog. Vamos a imaginar que tienes un blog sobre comida saludable con cuatro categorías: Recetas vegetarianas, Recetas para niños, Postres saludables y Recetas ligeras. Una alternativa sería alternar categorías y publicar cada semana un post de una categoría diferente. En cambio si quieres es distinguirte con un enfoque de comida sana para toda la familia tal vez te convenga publicar menús infantiles con mayor frecuencia.
  2. Equilibrio entre los contenidos atemporales y temporales. Los contenidos atemporales o evergreen son aquellos que siguen siendo vigentes aunque pase el tiempo, mientras que los temporales pierden su interés. Trabajar los contenidos evergreen es importante para todos los blogs, pero eso no impide escribir otro tipo de contenidos de vez en cuando para aprovechar tendencias del momento.

 

¡Es hora de empezar a trabajar en los contenidos de tu blog!

¿Has llegado hasta aquí?

Te felicito 😀 Esto a una novela más que a un post, pero es el que el tema da mucho de sí.

Para resumir, estás son las ideas principales que te ayudarán a planificar los contenidos de tu blog:

  1. Determina los objetivos para el próximo año o meses.
  2. Decide tu frecuencia de publicación.
  3. Genera el máximo de ideas posibles.
  4. Crea tu calendario editorial.
  5. Distribuye el contenido de forma estratégica.

No te recomiendo que intentes planear el contenido de todo un año si no tienes experiencia. Yo he conseguido terminarlo en unos días, pero no tienes que exigirte tanto si es la primera vez que lo haces.

¿Por qué no pruebas con los 3 próximos meses? Es un plazo asequible y al mismo tiempo lo bastante largo como para que tengas cierta visión de a dónde va tu blog.

Si tienes alguna técnica para crear tu calendario editorial y planificar los contenidos de tu blog me encantaría conocerla. ¡Déjame un comentario!

18 comentarios en «Cómo planificar los contenidos de tu blog y no quedarte jamás sin ideas para escribir»

  1. Arantxa

    Ana, siempre contenido tan útil y bien explicado para que nos apetezca implementarlo.
    Yo combino improvisación con planificación. Aunque compruebo que cuando planifico los resultados son mejores, a veces no me da la vida!!
    Gracias por compartir tanto.
    Un abrazo.

    Responder
    1. Ana Sainz Autor de la entrada

      Conozco esa sensación de «No me da la vida» 🙂 Este año me he organizado para hacerlo en Navidades porque sabía que en cuanto entrara en la rutina iba a ser más difícil.
      ¡Un abrazo!

      Responder
  2. Juliana Fantino

    ¡Muchas gracias por tus consejos, Ana! Siempre son de suma utilidad para mejorar mi trabajo como redactora.

    Un saludo,

    Juliana.

    Responder
  3. A gusto en casa

    Un gran post, Ana. Mi blog tiene 6 meses, así que funciono con la planificación a corto plazo. Apunto los temas que voy a tocar en los próximos posts para ir sobre seguro, pero muchos de ellos los dejo en la recámara porque encuentro otros que pienso que tendrán mayor aceptación. Un saludo! Isa

    Responder
    1. Ana Sainz Autor de la entrada

      Qué bonito blog tienes, me ha encantado.
      Y el nombre está muy bien elegido porque en cuanto entras te sientes como en casa. Parece increíble que lleves solo 6 meses con él.
      Yo he planificado a largo plazo porque he relacionado los contenidos de mi blog con algunas ideas relacionadas con mi negocio que quiero desarrollar durante 2017. Pero por supuesto siempre estoy abierta a nuevas ideas.
      ¡Un abrazo!

      Responder
  4. Ana Camacho

    Hola Ana,

    te cuento como lo hago yo: completo mi calendario editorial a 3 meses vistas, según los pasos que vaya a dar mi negocio. Por ejemplo, estoy preparando un infoproducto sobre creación de contenido, pues intento centrar mis posts de esos meses en torno a ese tema. Me gustaría mejorar el hecho de tener el post escrito con varias semanas de antelación, pero no lo he conseguido, por el momento. Escribo uno y pienso necesito un poco de aire con el blog. Entonces al día siguiente me centro en otra tarea, más importante. Hasta que casi se me junta con el día que tengo que volver a publicar. ¿Algún truco que conozca para esto?

    Muchas gracias,

    Responder
    1. Ana Sainz Autor de la entrada

      Si te sirve de consuelo yo tampoco escribo con semanas de antelación, aunque me gustaría 🙂 Si te saturas, tal vez puedas probar a escribir a mano en vez de hacerlo directamente en el ordenador. Yo me he dado cuenta de que soy más rápida. Claro que hay momentos en los que me falta un dato, o tengo que consultar algo, pero dejo el hueco y sigo escribiendo. Luego lo paso a WordPress, completo lo que falta y edito.
      Otra idea es que te grabes los posts.
      Por último, si aceptas posts invitados puedes aprovechar ese descanso para adelantarte aunque sea una semana.
      Si encuentras cualquier otra técnica avísame porque a mí también me vendría genial.
      ¡Gracias por pasarte y comentar!

      Responder
  5. Trendy Men's Blog

    Que buen post Ana. Me ha gustado mucho, y aunque ya llevo un tiempo bloggeando, debo confesar que el tema del calendario editorial sé me ha vuelto complicado, sobre todo porque hablo de moda masculina e imagen personal, y las imágenes que utilizo son fotos que debo hacerme con prendas específicas.

    Esto todo un reto pero no debo superar.

    Gracias por la guía 😉

    Responder
    1. Ana Sainz Autor de la entrada

      Entiendo que para ti sea más difícil y planificar a un año vista casi imposible. Pero tal vez puedas intentar trabajar por trimestres, teniendo en cuenta también si vas a acudir a eventos, si has detectado tendencias que quieres mostrar en el blog o si has hablado con una marca.
      ¡Mucha suerte con la organización!

      Responder
  6. Valentín.

    Hola, Ana. ¿Cómo estás? Aunque sin duda el contenido es muy bueno, para mí que empiezo en este mundo se me hizo un poco largo. Creo que eso se puede suplir, al menos en parte creo, si mantienes una numeración correctamente jerarquizada, si además esos números acompañan a los subtítulos en el texto y si consigues que la tablita que pusiste al comienzo pueda acompañar al lector a medida que baja (para no tener que estar subiendo cada vez a mirar la tablita para ver «dónde estamos»).

    En resumen, me pareció que es muy fácil perderse en el texto -más para los que no hemos mantenido aún un blog y queremos saber cómo hacerlo- y mis recomendaciones van en ese sentido, para mejorar por ahí.

    Ana, muchas gracias por los tips valiosos que generosamente compartes desde tu experiencia.

    Un abrazo grande,

    V.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.