Cómo uso la técnica Pomodoro para escribir más

Pasar las horas delante de la pantalla sin terminar aquello que te has propuesto es desesperante… y bastante habitual.

Desde hace ya algún tiempo utilizo la técnica Pomodoro, y he descubierto que es muy eficaz para escribir más y aprovechar mejor cada día.

Aunque había oído hablar de esta técnica en muchas ocasiones, no ha sido hasta empezar a trabajar como redactora freelance cuando me planteé probarla. Y desde que la utilizo he logrado encontrar un equilibrio entre meter horas sin medida o acabar con la mente dispersa.

¿Te gustaría poner en práctica la técnica Pomodoro para escribir más tú también? ¡Te explico cómo hacerlo!

¿Qué es la técnica Pomodoro?

La técnica Pomodoro fue creada por Francesco Cirillo a finales de los 80, cuando estaba en la universidad y no conseguía ponerse al día con los estudios. La solución a su problema vino en forma de alarma de cocina.

Cirillo empezó a dividir sus tiempos de trabajo usando su temporizador de cocina, que casualmente parecía un tomate (de ahí el nombre). El sistema es sencillo: alternar tiempos de trabajo de 25 minutos con otros de descanso, que pueden ser cortos o largos.

El objetivo es mantener la máxima concentración: ¡divide y vencerás!

La técnica Pomodoro me ha sido de mucha ayuda para escribir, pero otras personas también pueden utilizarlo: bloggers, traductores, universitarios, opositores, programadores y personas que trabajan desde casa.

Es decir, si trabajas de forma más o menos autónoma, te organizas tu propio tiempo, y además no estás en una oficina donde te pueden interrumpir a menudo, la técnica Pomodoro es para ti.

 

En qué consiste la técnica Pomodoro

La técnica se basa en dividir las tareas en pomodoros, periodos de alta concentración en los que solo vas a dedicarte a una cosa. Desde que uso esta técnica, mi trabajo se organiza así:

1. Planificación.

Cada día antes de iniciar el trabajo repaso la lista de tareas que he anotado previamente en Trello, ordenadas según prioridad. Si ha habido algún cambio de última hora reorganizo la jornada.

2. Trabajo durante 25 minutos.

Me preparo para realizar mi primera tarea del día, por lo general escribir. Activo el contador y durante 25 minutos me concentro. No consulto el móvil ni el correo (o al menos lo intento).

Si de repente me acuerdo de que tengo que hacer algo, o me viene una idea para un futuro post, la anoto en Trello o en el cuaderno que tengo sobre la mesa. Me la quito cuanto antes de la cabeza para que no me moleste.

3. Descanso breve.

A los 25 minutos suena la alarma: eso significa que tengo 5 minutos para descansar. Me levanto de la silla y me alejo del ordenador. Hago cualquier otra cosa que no implique mirar una pantalla: tomar un té, organizar la casa, hacer una llamada o simplemente descansar la vista.

Al principio cometí el error de hacer otras cosas en el ordenador en estos 5 minutos, y me di cuenta de que no es lo mismo. Buscar en Google, comprar en Amazon ese libro que quieres leer… no lo hagas en tu descanso. Agrupa todas esas pequeñas en un pomodoro.

4. Vuelta al trabajo durante 25 minutos.

Terminado el descanso vuelve a sonar la alarma y me pongo a trabajar, con un nuevo pomodoro de 25 minutos. Sigo con la tarea de antes si no la he terminado, o empiezo una nueva.

5. Repetir tres o cuatro pomodoros y tomar un descanso largo.

Repito el proceso durante tres o cuatro veces y entonces alargo el tiempo de descanso. Pueden ser 10, 15 o incluso 20 minutos; depende del día y de lo que me quede por hacer.

Aléjate todo lo que puedas del ordenador en tus descansos de la técnica Pomodoro.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn
Aléjate todo lo que puedas del ordenador en tus descansos de la técnica Pomodoro.

 

Por qué la técnica Pomodoro te ayuda a escribir más

La técnica Pomodoro es tan fácil de aplicar que resulta sorprendente lo bien que funciona. Al principio puede parecerte que no tiene sentido hacer tantas paradas, pero te prometo que es efectiva.

Es sencilla.

Si quieres, hoy mismo puedes ponerla en práctica. No tienes que hacer un curso para aprender a usarla, ni necesitas un software especial. Yo utilizo Tomato Timer, que es gratis, pero puedes hacerlo con el cronómetro del móvil o con una alarma de cocina, como la que inspiró el método.

En realidad esto es lo que recomienda Cirillo, porque podrás oír el ruido que hace el temporizador y ser más consciente del paso del tiempo.

Ayuda a evitar distracciones.

No es lo mismo decir: “Voy a estar toda la mañana sin mirar el móvil ni el correo”, que pensar: “Voy a estar 25 minutos sin mirar el móvil ni el correo”.

Desde que uso la técnica Pomodoro, me cuesta menos mantenerme concentrada en una sola cosa. En consecuencia, escribo más rápido y pierdo el hilo menos veces. Ahora calculo mis tareas por pomodoros, e intento esforzarme en terminar los textos más breves en un solo.

Escribo en un pomodoro, descanso y reviso después.

Te obliga a levantarte de la silla y descansar.

Cuando trabajas solo escribiendo en casa y es sencillo perder la noción del tiempo y pasarte toda la mañana delante del ordenador. A la larga terminas quemado, te equivocas más y rindes menos que si te tomas descansos.

Te permite saber a qué dedicas el tiempo para organizarte mejor.

Anota cuántos pomodoros te lleva cada tarea y serás más consciente de a qué dedicas tu tiempo.

Te motiva.

Dividir el tiempo y las tareas en pomodoros te da una mayor visión de cuánto trabajas y en qué. Eres más consciente de todo lo que has terminado, y eso supone un empujón importante para terminar con lo que queda.

Tomato Timer es un temporizador gratuito para practicar la técnica Pomodoro.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn
Tomato Timer es un temporizador gratuito para practicar la técnica Pomodoro.

 

Inconvenientes de la técnica Pomodoro

Llevo meses poniendo en práctica la técnica Pomodoro para escribir y por eso la recomiendo, pero sé que no es perfecta.

Entiendo que si trabajas en una oficina, donde tienes otro tipo de distracciones como llamadas de teléfono urgentes, reuniones y compañeros de trabajo que te hacen consultas, la técnica Pomodoro no sea la más indicada. A tu entorno le va a dar igual si estás en tu pomodoro o en tu tiempo de descanso.

Si este es tu caso, puedes intentar aplicar la técnica en esos momentos del día o de la semana en los que estás más tranquilo.

Otra posibilidad es que los 25 minutos se te queden cortos y descansar con esa frecuencia te corte el ritmo. Tal vez este plazo no le sirva a todo el mundo al principio, y más si estás realizando un trabajo complejo o muy creativo. El propio Cirillo reconoce que los tiempos de concentración pueden variar y admite que se alarguen hasta los 40 minutos.

Aún así te recomiendo que intentes adaptarte a las sesiones de 25 minutos, te prometo que la inspiración no se va a desvanecer. Antes de iniciar el descanso anota en un papel esa idea que tienes en la cabeza, te ayudará a retomar el trabajo después.

No es buena idea intentar terminar lo que estabas haciendo, porque terminarás alargando tus tiempos de trabajo y descansarás menos.

Mi primer entrenador de running solía decir: «Hay que terminar el entrenamiento del día con la sensación de que podrías haber corrido un poco más». Con la técnica Pomodoro ocurre igual: hay que dejar el trabajo cuando piensas que todavía podías hacer un poco más, para cogerlo con más ganas tras el descanso.

Si aún así te cuesta mucho volver a concentrarte, considera hacer pomodoros más largos. No se trata de cumplir la técnica a rajatabla sino de buscar lo que a uno mejor le funcione.

Por último, para que la técnica Pomodoro funcione es necesaria tu planificación y tu fuerza de voluntad. Durante los 25 minutos de trabajo no debes hacer otra cosa que la que te has propuesto. Si sigues intentando trabajar en modo multitarea, no te va a servir.

 

¿Listo para probar la técnica Pomodoro?

Soy una gran defensora de la técnica Pomodoro, por eso me gustaría pedirte un favor: dale una oportunidad durante un par de semanas y cuéntame cómo te ha ido. Rescata la alarma que tienes en la cocina o empieza usar Tomato Timer, y mira cómo afecta a tu trabajo.

¿Logras escribir más rápido a pesar de que haces más descansos? ¿Te resulta más fácil concentrarte? ¿Te hace más productivo, o prefieres otras técnicas?

Y recuerda, si te ha gustado este post ¡comparte o comenta!

13 comentarios

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Pasar las horas delante de la pantalla sin terminar aquello que te has propuesto es desesperante… y bastante habitual. Desde hace ya algún tiempo utilizo la técnica Pomodoro, y he descubierto que es muy eficaz para escribir m..…

¡Hola Ana! Yo uso esta técnica desde hace tiempo y me va de lujo, es más escribí en septiembre (creo) un artículo hablando sobre las cosas que hago para ser más productiva y el pomodoro con la extensión tomato timer no podría faltar. ¡un abrazo!

Excelente post. Había leido un poco sobre Pomodoro en temas de productividad pero no tan bien explicado como aquí.

Hay aplicaciones para móviles también para usar la técnica pomodoro. Creo que una se llama «Pomodoro», original. ¿Crees que sería bueno tenerlo en el móvil? Yo no he intentado la técnica pero ¿no te pasa que quieres ver cuanto tiempo falta? Quizá eso esté prohibido jajajaj. Saludos.

¡Hola!

Hay muchas aplicaciones distintas para llevar la medida del tiempo para la técnica Pomodoro, incluidas algunas para el móvil. Reconozco que yo no he investigado mucho al respecto. Probé Tomato Timer y con esa me quedé.

Si empiezas a usar esa app que comentas, me gustaría saber qué te parece, por si tengo que cambiar de sistema 🙂

¡Me alegro mucho de que te haya gustado el post!

Realmente interesante tu articulo sobre esta técnica para tener más concentración en lo que estas haciendo sobre todo cuando trabajamos en casa sin horarios y a veces es muy difícil acabar una tarea por que estas en veinte cosas a la vez.
Muchas gracias Ana por compartir este articulo y personalmente empezare a utilizar la técnica Pomodoro a partir de mañana mismo.

Hola, me ha encantado!! hace tiempo que trabajo priorizando tareas para ser mas productiva y organizada y no conocia esta técnica. Como escribo y en casa no soy tan organizada, la pondré en práctica a ver si consigo ser más productiva y relajarme más al mismo tiempo. un abrazo y gracias!!

Muy interesante. Yo siempre trabajo con listas de tareas, con un calendario, pero es cierto que me cuesta mucho descansar, a veces obvio esa parte y eso pasa factura a la larga: me duele la espalda, se me cansa la vista, incluso la creatividad disminuye. Probaré la técnica Pomodoro, a ver qué tal me funciona. Siempre dispuesto a aprender cosas nuevas, y todo lo que sea fomentar la productividad, es bienvenido.

Gracias, Ana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares